¿Que producto buscas?

Noticias

Consejos para iluminar tu espacio de Home Office.

Todos creíamos que el 2021 sería un año de libertad y esperanza, en el que el covid19 sería parte del pasado y podríamos seguir nuevamente con nuestras vidas de hace un año… pero, en este momento, a punto de comenzar Marzo, muchos Estados continúan en semáforo naranja e incluso rojo. Sin embargo, esto no debe ser motivo de desesperanza, lo que debemos hacer es adaptarnos a  esta realidad y hacer lo mejor que podamos con ella, desde los pequeños detalles, como disfrutar una buena película en casa, dormir más horas, el poder pasar más tiempo en familia, compartir experiencias diferentes y sacarle provecho al home office. 

 

Si eres de los que trabaja en la sala, en el comedor, en la habitación, en el jardín y en cada rincón de la vivienda, entonces es momento de cambiar la rutina, pues esto sólo ocasionará que tu casa esté repleta de ambiente laboral, impidiendo que conectes los espacios con el descanso y el calor de hogar. Lo ideal es asignar un espacio exclusivo para realizar tus actividades laborales, aquel en donde puedas trabajar cómodamente y sin distracciones, después, debes asegurarte de que éste espacio cuente con la iluminación adecuada que te transporte a un ambiente de concentración, es por eso que la luz juega un papel muy importante para desarrollar tus tareas de manera productiva.

 

¡Aquí te compartimos nuestros mejores consejos para lograrlo! 
 

  • La luz natural será un gran aliado 

 

¿Sabías que la luz natural está relacionada directamente con la salud física y emocional? La luz del sol genera menos cansancio en la vista, por eso al implementarla en nuestro espacio laboral, podemos ser capaces de trabajar mejor. La cantidad de luz natural que ingresa en nuestro espacio de trabajo, no siempre está en nuestras manos, pues varios factores se involucran en esto, por ejemplo, la orientación del edificio o la construcción, la posición y el tamaño de las ventanas, entre otros. Por eso, siempre que sea posible, elige un espacio con una gran ventana por la que entre la luz durante la mañana o primeras horas de la tarde. Las cortinas y persianas te pueden ayudar a suavizar la luz en las horas más fuertes.
 

  • Cuida la posición de tu escritorio 

 

Intenta que la luz natural no de directamente a tu rostro ni en tu espalda, lo ideal es que sea de manera indirecta para que así la aproveches de forma tenue y te permita trabajar en la pantalla sin generar reflejo y sin molestar tus ojos. Puedes colocar el escritorio al lado de la ventana; si eres diestro instala el escritorio para que la ventana quede a la izquierda y si eres zurdo a la derecha, así evitarás las sombras.
 

  • Incorpora diversos puntos de luz

 

La luz natural es la mejor en cuanto a calidad, pero siempre vas a necesitar algún apoyo para optimizar la iluminación de tu espacio. Los puntos de luz auxiliares te servirán para trabajar de noche o en los días lluviosos y nublados que carezcan de sol. Puedes optar por lámparas de apoyo de piso, colgantes y de cuerpo flexible, colocadas en distintos puntos estratégicos de la habitación. La iluminación debe ser lo más pareja posible, para esto, deberás evitar rincones con demasiada luz o con penumbra, ya que a la vista le cuesta mucho trabajo adaptarse a esos cambios de luz abruptos, ocasionado fatiga. Con varios puntos de luz podrás ir regulando la iluminación de la habitación en los distintos momentos del día.

 

  • Escoge estratégicamente el color y la intensidad de tus luces

 

¿Sabías que una habitación tiene un nivel recomendado de iluminación que se mide y estandariza según las actividades que realizamos en ellas?  Éstos parámetros se llaman niveles luminosos y su unidad de medida es el LUX, por ejemplo: un quirófano tiene entre 3000 y 8000 lux, el escaparate de una tienda tiene entre 1000 y 3000 lux, una cocina debería tener aproximadamente unos 300 lux y un dormitorio unos 200 lux. No hay forma de calcular esto de manera precisa a simple vista, sin embargo, los especialistas recomiendan que el lugar en el que se escribe y se lee (muy similar a las actividades del home office), debe tener 500 lux. Otra recomendación es usar luz cálida y nunca fría, ya que esto es lo recomendable para espacios de trabajo. 

 

Ahora que ya conoces estos consejos, es momento de darle ese plus a tu espacio de Home Office. En Zeraus encontrarás las mejores lámparas de apoyo y expertos que te ayudarán a optimizar la iluminación de esa habitación.